Angry Birds: de la caída a Wall Street

28 de Noviembre de 2017 - Forbes Argentina

 


Rovio Entertainment, creadores de Angry Birds, planea su IPO y su futuro desembarco en la bolsa de Nueva York. Conocé la historia de los pájaros rabiosos.

Todo nació como un juego para smartphones que enfrenta una banda de pájaros coloridos y brillantes contra un ejército de cerdos verdes. Pero no quedó todo en el mundo de los celulares, sino que sus fundadores -con Kaj Hed a la cabeza- crearon un negocio mucho más grande.

La empresa madre, Rovio Entertainment, generó una serie de juegos derivados, una línea de juguetes, indumentaria y hasta una película que le permitieron mantenerse con vida en un mundo en el que lo digital parece ser cada vez más efímero.

El origen de Angry Birds

Kaj Hed ya era un emprendedor exitoso en Finlandia cuando, en 2005, su hijo Mikael lo motivó a invertir en una startup de juegos virtuales que había lanzado con su primo, Niklas. Mikael y su familia nombraron a la empresa Rovio, que significa “hoguera” en finlandés.

Los primeros 51 títulos de la empresa fueron exactamente eso: se estrellaron y se quemaron. Durante ese período, Mikael se fue después de una aparente pelea con su padre, pero regresó a tiempo para desarrollar el número 52: Angry Birds, que se lanzó en 2009. Fue un éxito viral: en 2010 ocupó los top de descargas.

La caída

En pleno boom de los juegos para smartphones, antes de que la familia Hed proyecte el IPO, la ganancia neta de la firma se desplomó de US$ 73 millones en 2012 a US$ 37 millones en 2013.

Los analistas aseguran que las complicaciones surgieron cuando los consumidores viraron hacia los juegos freemium (que son de descarga gratuita y solo se paga por recursos adicionales).

Así, Rovio pasó de apps pagas a descargas gratuitas. Pero nunca encontró el modelo de negocios. En 2014, Mikael dejó su puesto de CEO y, un año después, los números estaban en rojo, con una reducción de personal del 40%.

¿Hay vida más allá de Angry Birds?

Angry Birds y sus derivados representan casi el 80% de los ingresos de Rovio. Los planes de IPO en la Bolsa de Helsinki están de vuelta. El driver fue The Angry Birds Movie, que llegó a los cines en 2016 y recaudó US$ 350 millones en todo el mundo. Se espera la segunda parte para 2019.

Así, el balance de la firma volvió a números positivos, con ganancias e ingresos de US$ 228 millones. El negocio de juegos para celulares sigue en expansión. De acuerdo con datos de SuperData Research, el sector movió US$ 16.000 millones en 2012 y se esperan US$ 50.000 millones para 2017.

Rovio es, además, el último big player en recurrir a los mercados públicos. Lo hicieron Zynga y King Digital, creadores de los reconocidos FarmVille y Candy Crush, respectivamente.

Los fondos servirán para el desarrollo de nuevos títulos y el largometraje de la segunda parte del film. Los accionistas de la compañía –Kaj Hed, tío de uno de sus cofundadores, y las firmas de venture capital Accel Partners y Atomico– venderán algunos de los títulos y Rovio también ofrecerá US$ 36 millones en nuevas acciones.

bookmark icon