Elegimos personas, no solo negocios

13 de Julio de 2017 - Virginia Porcella

 


El negocio de Andy Clar surgió de un hobby, la típica fantasía de miles de jóvenes emprendedoras que sueñan con convertir en un éxito comercial aquello que más las apasiona.

Nació como un blog (Chicas en New York), se convirtió en un libro, pasó a la televisión y se prepara para el cine. En medio de tanta evolución, y con el handicap de ser la principal influencer argentina, explota a fondo su principal fortaleza: la publicidad. “Chicas en NY es un medio”, define Andy.

Pero, como medio, en vez de lanzar la típica tarjeta de beneficios que ofrecen los medios tradicionales para fidelizar a sus lectores, ella eligió tener su propia tarjeta de crédito en acuerdo con un banco. Su emprendimiento, que tal vez factura menos que otras de las 30 Promesas que quedaron seleccionadas en esta edición de FORBES, nació de un hobby pero es su actitud, su visión, su foco y dedicación lo que lo convierte en una empresa de gran potencial.

No es solo el negocio, es la persona. Así son las primeras 30 Promesas FORBES. Casos de empresas jóvenes exitosas que están cambiando la forma de hacer negocios en sus respectivas industrias por su innovación, pero ante todo son 30 emprendedores que, por su talento, creatividad, perseverancia y resiliencia, prometen convertirse en grandes jugadores del mundo empresario.

 

30 Promesas FORBES: de promesas a realidad

bookmark icon