Acqualina: residencias, resort y spa de los hermanos Trump

20 de Julio de 2018 - Patricio Ballesteros Ledesma

 


Para extender su marca de hoteles y seguir innovando en el concepto de exclusividad, el Grupo Trump encara la construcción de 245 lujosas residencias en la comunidad de Sunny Isles Beach. Una oportunidad de lujo para inversores argentinos en Miami.

A la orilla del mar, y a 5 minutos de Aventura Mall, la firma constructora sudafricana especializada en propiedades de lujo levantará dos torres de 50 pisos a doble altura con una amplia gama de refinadas viviendas de 270 a 604 m2: The Estates at Acqualina. Con una inversión superior a los US$ 1.600 millones, los nuevos edificios y el club house se situarán sobre un terreno propio adicional de 2,3 hectáreas, con playa privada, vistas al canal y al océano. Aunque la obra dio inicio en junio pasado, ya se vendieron el 65% de las unidades del primer edificio. De visita en Buenos Aires, Alexandra Wensley, vicepresidenta de Comunicaciones del desarrollo, comenta: “La Argentina es uno de los mercados más relevantes en cuanto a oportunidades de inversión para nuestros emprendimientos. Vemos cómo viene creciendo el capital de argentinos invertido en el extranjero y que tienen interés por el mercado inmobiliario estadounidense, en especial por Miami”.

¿Quiénes son los desarrolladores del complejo residencial?

Acqualina es una marca de una cadena de hoteles creada por dos hermanos sudafricanos, que se mudaron a Estados Unidos en los años 70 y hoy viven en la propiedad. Jules y Eddie Trump, que no tienen relación con el actual presidente del país, se establecieron en Nueva York y luego en Miami. En los 80 tuvieron un gran suceso con un desarrollo de super lujo que realizaron en Key Biscayne: Williams Islands. Luego lo vendieron y en los 2000, sobre un terreno propio frente al mar, levantaron un hotel de cinco diamantes bautizado Acqualina. En 2006 le sumaron a su lado The Mansion, una torre boutique de 97 grandes semipisos y ahora continúan con el nuevo desarrollo.

 

¿Por qué eligieron venir a Buenos Aires para presentar el proyecto?

Debido al potencial económico que ha venido presentando la Argentina, y al crecimiento de la inversión extranjera de sus ciudadanos en proyectos inmobiliarios en la Florida, constructores de lujo como nuestro grupo ponen sus servicios a disposición de los argentinos interesados en formar parte del proyecto.

 

¿Qué atractivos tiene el complejo residencial para los potenciales inversores locales?

 

En una de las playas más anchas de Miami y contiguo a sus otras propiedades, que soportaron incólumes el paso de los huracanes en la pasada temporada, el nuevo emprendimiento de los Trump está pensado como un estilo de vida all inclusive a la orilla del mar. The Estates ofrece a aquellos argentinos que deseen invertir o pasar sus vacaciones en esta ciudad, más de 22.600 metros cuadrados de terrenos y jardines con múltiples piscinas, pista de patinaje sobre hielo, simulador de Fórmula 1, bowling, cine, cancha de basquet, parque para perros, un restaurante en la playa, entre muchos otros servicios.

 

¿Además de las dos torres, en el medio hay un Village, cabañas y una flota de Rolls Royce?

El Village es como un country club de 5.000 m2, donde se encuentran todas las amenities del complejo residencial, desde una pista de patinaje sobre hielo hasta una discoteca con DJ, al que tienen acceso sólo los propietarios de las unidades de las torres. En el lobby, que fue diseñado por Karl Laggerfield a semejanza de su propia casa, tenemos la colección de Rolls Royce más grande de Miami, que pertenece a los Trump pero pueden ser usados por los propietarios para pasear o ir al shopping. Alrededor de la piscina con vista a la playa hay un grupo de 9 cabañas decoradas por Fendi que se encuentran a la venta, pero soólo para los que ya son propietarios de alguno de los departamentos. Sólo queda una disponible y el precio es US$ 3,5 millones.

 

¿En el caso de los apartamentos en las torres cuáles son los valores y cómo se financian?

Todos los departamentos vienen furniture ready, desde el más modesto, que tiene 270 m2 y cuesta US$ 4,2 millones hasta el más amplio, el penthouse, que supera los 600 m2 y tiene piscina propia, gimnasio, ascensor privado y un precio de US$ 26 millones. Además son pasantes, tienen ambas vistas de este a oeste, al mar y a la intracosta, y en la terraza cuentan con cocina, parrilla y un jacuzzi. Para los que gustan de los penthouses pero no soportan la altura, hay dos en el primer piso con una piscina frente al mar y cuatro cocheras privadas. El valor de las propiedades se paga 10% a la firma del contrato, 20% cuando se inicia la construcción (empezó en junio de 2018 y finaliza en 2020), 15% en 2019 cuando llegarán al piso 4 y el restante 55% se puede financiar casi en su totalidad mediante un préstamo de un banco estadounidense.

bookmark icon