A un año de la Ley Justina, crece la donación de órganos

26 de Julio de 2019 - Forbes Argentina

 


Con 888 trasplantes de órganos en el último año, Argentina alcanzó la tasa de donantes de órganos más alta de su historia: 20 por cada millón de habitantes, promedio cercano a la Unión Europea. ¿Cuáles son los desafíos que presenta este nuevo contexto?

Actualmente, más de 7.300 pacientes están en la lista de espera de órganos según el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI). Aunque en lo que va de 2019 se han visto números positivos, con más de 1.020 trasplantes realizados hasta la fecha y más de 480 donantes reales registrados, los retos sobreviven. Y así, jugadores importantes de la industria de la salud en Argentina como Astellas o Gador, dedican capital y trabajo para atender a los pacientes transplantados.

“Uno de los principales retos es el sistema de obtención de órganos”, explica Livia Medina, Directora Senior de Negocios Internacionales de Astellas Pharma. “La industria necesita encontrar formas de trabajar con los grupos de interés para contratar más personal y ofrecer más recursos que ayuden a mejorar el sistema para todos los pacientes de trasplantes y ofrecerles mejores soluciones”.

En 2018, Astellas invirtió US$ 1.900 millones a nivel global en I+D, lo cual representa casi el 17% de sus ingresos totales. Además, junto a Gador, apoya a instituciones como la Asociación de Deportistas Trasplantados y la APAT (Asociación Argentina para el Trasplante), y realiza acciones de difusión de información relevante sobre trasplantes a la comunidad de pacientes y la importancia de la donación de órganos.

La ley 27.447 de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, sancionada en julio de 2018, establece que todos los mayores de edad son donantes a menos que se hubieran opuesto en vida. La ley tomó el nombre de Justina Lo Cane, una niña de 12 años que no recibió el trasplante de corazón que necesitaba. Sus padres, Ezequiel y Paola, fueron claves en el impulso de la normativa. A un año de su sanción, el promedio de trasplantes diarios pasó de 3,6 a 5,3.

bookmark icon