10 mandamientos del empresario Forbes

26 de Diciembre de 2016 - Forbes Argentina

 


El éxito es el fruto de dos factores que nunca pasarán de moda: visión a futuro y trabajo duro. Sin embargo, en los tiempos actuales hay una serie de nuevas reglas que todo empresario conviene tener en cuenta para triunfar en la oficina y fuera de ella, que influyen en el ámbito laboral… y también al personal.

1. Negocios y comidas

Las compañías apuestan cada vez más por formatos diferentes para cerrar un trato. La típica comida de negocios en un restaurante sigue funcionando, pero las empresas líderes prefieren seguir el lema “Renovarse o morir” y llevan adelante espacios personalizados funcionan como un club privado de alta gastronomía y transforma el “business lunch” en una experiencia en sí mismo. Este tipo de clubes, que ya funcionan en Madrid, Londres y Nueva York, garantizan un mayor impacto. La sorpresa viene de la mano de chefs con estrellas Michelin, menús pop up y un ambiente de diseño. Con este menú, el éxito está garantizado.

2. Zapatos, claves en el vestuario del empresario

Diferentes estudios sociológicos demostraron que muchas personas es en lo primero que se fijan, lo que implica que no se debe escatimar en gastos. Para Helen Davis, directora de moda de Harrods, “es el rey del vestidor femenino”, pero también del masculino y de las ventas: acorde con el pronóstico de la consultora Transparency Market Research, su consumo global llegará casi a los 200,000 millones de dólares en 2018. Los zapatos de cordones, de corte clásico, son los más utilizados por los hombres y, en muchos casos, los que mejor combinan con el tipo de vestuario tanto clásico como moderno y de etiqueta. En cuanto a la mujer ejecutiva, el tacón sigue siendo ese oscuro objeto de deseo ante el que todas se rinden.

3. Tarjetas corporativas, las mejores opciones

Son el premio al que aspiran los ejecutivos. Tras la crisis y la caída en el uso de tarjetas bancarias corporativas, las instituciones de crédito se han enzarzado en una lucha para que los ejecutivos y empresarios tengan mayor acceso a ellas. Las más reconocidas son Visa, American Express y Master Card, pero la estrella es la Centurium Card, que ofrece numerosos servicios como agente de viajes, billetes de avión para acompañantes en vuelos internacionales en determinadas líneas aéreas con la compra de un billete de tarifa plena, compradores personales en distintas tiendas, acceso a salas vip en los aeropuertos, ascensos a primera clase y beneficios en cadenas hoteleras.

4. Guiar una negociación

Para cerrar un trato, lo ideal es seguir una serie de pasos descritos por Gerard Nierenberg en su best seller El negociador completo: antes de comenzar a negociar, es crucial acordar cuál es la Mejor Alternativa de Acuerdo Negociado como referencia para determinar un “punto de abandono”. Lo ideal es ser paciente, controlar las emociones, tener pocos argumentos –pero sólidos–, saber reconocer las trampas, separar a las personas de los problemas y, sobre todo, percibir el momento en que es necesario amenazar con una ruptura. Hay autores que señalan el humor como uno de los factores clave, pero no hay que confundir ironía con sarcasmo. La fórmula de oro: 10% consiste en hablar frente al otro, 90% en escuchar.

5. Celular, manual de uso

Un informe de IBM señala que los ejecutivos más influyentes eligen iPhone, aunque es mucho mayor el uso de los celulares con sistema Android. Al margen de marcas y diseños –aunque el móvil nunca debe ser considerado como una joya–, existe un protocolo sobre su uso. En una reunión de negocios, se pueden revisar mensajes o llamadas entrantes con cierta periodicidad si se está a la espera de un mensaje importante, pero no es correcto mirar la pantalla constantemente. Las llamadas de negocios nunca deben superar un tiempo prudencial y los mensajes de texto profesionales deben ser concisos y sin abreviaturas. Atención al volumen de la voz: hablamos con una persona, no con todo el entorno.

6. Accesorios esenciales

En los últimos años, según la consultora Boston Bain & Co., el consumo de moda masculina de lujo ha crecido casi el doble de rápido que el femenino. Un estudio de Lexia Insights Solutions corrobora lo que marcas como Montblanc, Gucci o Prada ya lo intuían: el 58% de hombres consumen este tipo de productos frente al género femenino (42%), la mitad de los consumidores están entre los 36 y 50 años, y el 62% son empresarios.

7. Los correos electrónicos

Antes de enviar una presentación o un mail es conveniente revisarlos: cada error o falta de ortografía serán evaluados al máximo. Lo mejor es personalizar el correo en función del destinatario: los mails con cientos de destinatarios en la cabecera suelen terminar en la papelera. Las firmas de empresa pueden ser útiles, especialmente cuando contienen vías alternativas de contacto, pero se corre el riesgo de que se conviertan en anclas pesadas si incluyen demasiados links, páginas web o invitaciones a redes sociales. Un consejo: si la cadena se alarga, lo mejor es levantar el teléfono.

8. Networking & fine drinking

El after office se convirtió en el epílogo hedonista del trabajo. Frente a los tradicionales círculos de socios que solo admiten hombres e impiden hablar de trabajo, los nuevos clubes privados huyen de la guerra de sexos y se centran en los negocios. El networking viene ahora de la mano de un nuevo movimiento, el Fine Drinking.

9. Time is money

En los negocios –hoy más que nunca– el tiempo es oro. Existe una regla básica: saber diferenciar lo importante de lo urgente para poder priorizar objetivos y cerrar negocios a tiempo. Tener Timing: La elección del momento adecuado para plantear una acción comercial es fundamental. Y, para optimizar la eficiencia de una reunión, la mayoría de los expertos recomiendan que no excedan una hora (una hora y media como máximo).

10. Cuidado de la barba

La cara es lo que manifiesta un primer impacto y, por tanto, debe estar impecable. María Bahe, consultora internacional de Imagen Pública, advierte que en el caso de los ejecutivos que sucumban a la moda de la barba deben estar especialmente atentos a su forma y cuidado. Las peluquerías de hombre ofrecen también el servicio de barbería.

bookmark icon